• 955 522 530
  • C/ Campana, 6, 3ºA (Sevilla)
  • L-V 10:00-14:00 y 17:30-21:00

Platos típicos belgas: delicias para tu paladar

Platos típicos belgas

La gastronomía típica de Bélgica tiene influencias de la cocina francesa y holandesa y hoy día son un auténtico símbolo nacional que gusta tanto a belgas como a viajeros.

No hay plato que al terminar digamos, “¡Quiero repetir!”. Lo bueno de la comida belga es que ocupan todos los principales platos: primer plato, segundo y postre. Ah, y todo ello acompañado de una buena cerveza.

Platos más populares de la cocina belga

Stoemp. Este sabroso plato del siglo XIX está compuesto por puré de patatas y verduras trituradas: col rizada, cebolla, zanahoria o espinacas. Este plato sirve como guarnición para salchichas o carne estofada. Si lo prefieres también lo puedes acompañar de bacalao.

Moules frites (mejillones con patatas fritas). Los “moules frites” es un plato que encontrarás en cada esquina de las principales ciudades belgas. Esta exquisita receta está compuesta de mejillones al vapor con patatas fritas. Lo ideal es servirlo por separado sino el caldo que sueltan los mejillones hace que las patatas se pongan blandos. Pero muchos belgas mojan las patatas en el caldo de los mejillones. No te olvides de acompañar este plato belga con una buena cerveza, Stella Artois, por ejemplo. En Bruselas, puedes encontrarlas en Maison Antoine, Frit Flagey o Tabora.

Moules Frites

Quesos. Te resultará imposible probarlos todos pero la suerte es que también puedes encontrarlos en grandes superficies de cualquier país. Algo sorprendente de los quesos en Bélgica es que se toman como postre y no como plato para acompañar a las principales comidas. Tienes desde quesos suaves y cremosos de leche de vaca como el “Poteaupré” hasta quesos de oveja hechos con corteza de cerveza como el Jac’Kriek.

Carbonada flamande. La carbonada flamanda, de origen belga, es un plato que lo puedes probar tanto en Bélgica como el norte de Francia. Una vez más probaremos un plato con cerveza: carne estofada (de cerdo, buey o caballo) con verduras y mucha cebolla. Si le quieres dar un toque dulzón te aconsejamos probarlo con unas onzas de un buen chocolate belga.

Gofres. La perdición de los más golosos. Al igual que las frites, los gofres están llamando tu olfato a cada rato. Esta masa calentita crujiente y dorada a base de harina y miel se acompañan con nocilla, nata, fruta o azúcar glas. Elijas cual elijas, está igualmente bueno.

Galletas speculoos. Estas galletas son típicas de Bélgica y Holanda y se han exportado a muchos países para servirlas en las cafeterías junto con té o café. El speculoos belga es típico en Navidad pero hoy día es un producto que se consume en distintas épocas del año. Su sabor es muy característico: canela, jengibre, clavos, pimienta, cilantro y azúcar. No obstante, en cada sitio tienen un sabor diferente porque no todos siguen la misma receta.

¿Con cuál plato te quedas? Si deseas hacer un viaje a medida por Bélgica y conocer los platos típicos, ponte en contacto con nosotros a través del correo info@bharad.es