• 955 522 530
  • C/ Campana, 6, 3ºA (Sevilla)
  • L-V 10:00-14:00 y 17:30-21:00

Viajar a Myanmar

Rudyard Kipling escribió: “Esto es Birmania. Un lugar como ningún otro conocido” y acertó de pleno porque más de un siglo después, Myanmarsigue siendo un mundo aparte. Así que si estás pensado realizar un viaje y no sabes qué destino elegir… ¡Pon rumbo a este rincón asiático! ¡No te arrepentirás!

Lo más fascinante de decidir viajar a Myanmar es tener la oportunidad de disfrutar de país de Asia que en ciertos aspectos apenas ha cambiado desde la época colonial británica. Además es un destino lleno de lugares increíbles y, a veces, incluso surrealistas.

Viajar por este país es como viajar al pasado. No hay cajeros automáticos y la gente aún usa caballos y carros para desplazarse. Lo mejor es olvidar el móvil –no funcionan– e Internet –hay conexiones, pero lentísimas– y descubrir su cultura. Quien llegue con la mente abierta se irá con el corazón lleno.

Myanmar alberga miles de templos y pagodas. Muchas de sus construcciones religiosas aún están bien conservadas y pueden visitarse sin problemas. Pagodas de todos los tamaños invaden los pueblos, ciudades, montañas, playas y carreteras. Bagan, uno de los yacimientos más grandes y antiguos del planeta, alberga más de 2.000 pagodas. ¡No te lo puedes perder!

Es el país de los mil y un paisajes y todos distintos. Desde las altas montañas del Himalaya hasta las interminables playas vírgenes de la costaSelva y jungla tropical, valles, montañas, ríos, lagos… Myanmar es un auténtico tesoro natural que te sorprenderá conocer.

Es un destino en el el que, además, puedes disfrutar de múltiples actividades. Desde un paseo en lancha; aprender meditación; bañarse en una relajante playa; hacer una excursión o trekking por pueblos tribales; sobrevolar en globo aerostático los templos de Bagan; montar en elefante o hacer un recorrido en barco por el río Irrawady, son un ejemplo de la variedad de propuestas que te ofrece este país.

Myanmar es país para los apasionados y amantes del viaje hacia lugares insólitos. ¿Hacemos la maleta y ponemos rumbo a este rincón asiático?

Cuándo viajar a Myanmar

La mejor época para viajar a Myanmar es entre los meses de noviembre y marzo, cuando se produce la transición de la estación fresca a la calurosa. En estos meses no hace ni la calor de los meses de verano ni tampoco llueve.

Qué ver

  • Pagoda Shwedagon: el principal lugar de culto para los budistas birmanos. Un complejo religioso cuya principal atracción turística es una estupa de 100 metros de altura bañada en oro.
  • Golden Rock: realmente su nombre es Pagoda Kyaiktiyo pero se la conoce como la Golden Rock. Podríamos decir que este recinto es el segundo lugar más sagrado para los budistas de Myanmar. Es realmente llamativo ver como en la cima de la montaña y  desafiando la gravedad se encuentra la gran roca dorada.
  • Lay Jyan Sekkya: un Buda que se alza a 130 metros del suelo. Esta imponente estatua es la segunda más grande del mundo. Junto a él, otro gigantesto Buda de 101 metros se encuentra recostado sobre el suelo.
  • Bagan: disfruta de sus excelentes atardeceres desde lo alto de uno de sus más de 2.000 templos y observa como en el cielo comienzan a aparecer globos aerostáticos entre las brumas.
  • Ngapali: un paraíso situado en la costa oeste del país. Playas de ensueño rodeada de palmeras donde descansar y desconectar totalmente del mundo.
  • Lago Inle: este enorme lago es una reserva única del país. Es una auténtica joya natural, gracias a sus jardines y aldeas flotantes y los curiosos pescadores que surcan sus aguas remando con la pierna.
  • Sagaing: es una de las antiguas capitales de Myanmar que está repleta de monasterios, templos y pagodas.
  • Mandalay: es uno de los enclaves culturales más importantes del país. Una ciudad dinámica llena de atractivos y fusión de culturas.
  • Trekking Kalaw-Inle: impresionante itinerario por montañas y zonas rurales donde habitan minorías étnicas. Entre enormes extensiones de campos y plantaciones, se esconden poblados y monasterios remotos en los que el tiempo parece haberse detenido.
  • Bago: es un auténtico museo budista. Un deleite para los amantes del caos ordenado. El Monasterio de la serpiente, los 4 budas o la estupa más alta del país te esperan en esta ciudad que vive para la religión.
  • Amarapura: es otra de las antiguas capitales de Myanmar, donde la tradición y la historia se mezclan con la enorme fe, que procesan sus habitantes. El color azafrán de los trajes de los monjes tiñen las calles de esta ciudad, donde se encuentra el puente de teca mas grande del mundo U Bein Bridge.

Gastronomía de Myanmar

Te sorprenderá la gastronomía de Myanmar y el énfasis de sus sabores. Si viajas a este país no dejes de probar la ensalada de hojas de té; el arroz y los fideos estilo shan; el curry birmanohtamin thoke; poori; nanbya; buthi kyaw; los bocadillos birmanos dulces; nangyi thoke; o mohinga.

En cuanto a los postres prueba los dulces de arroz, los pasteles de semillas de amapola o los púdines de plátano. Añade las frutas como el mango, la piña o los plátanos pequeños.

En Myanmar tienes que probar el té birmano: oscuro, bastante cargado, preparado con leche y muy azucarado.

[Total: 0   Promedio: 0/5]